Resaltan la libertad, nacionalidad e independencia como legado más importante de Juan Pablo Duarte

Por Carmelo Soriano

Santo Domingo, RD.- Juan Pablo Duarte dejó en los dominicanos huellas imperecederas, el legado más importante y preciado: la libertad, la nacionalidad, un país libre e independiente.

Así lo afirmó Olivo De León, presidente del Instituto de Previsión y Protección del Periodista (IPPP), y autor de la obra “Organizaciones Periodísticas y Relaciones Internacionales”, durante la conferencia que dictó a los periodistas de la seccional Florida Central del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), con motivo del 211 aniversario del nacimiento del padre de la patria.

En la conferencia titulada: “Duarte, su legado”, que tuvo lugar el 22 de enero, mediante la vía digital, De León resaltó como parte de los aportes del fundador de la patria dominicana: la conciencia del sentido patriótico, el amor por la patria, el ejemplo de desprendimiento, de entrega, de dedicación, de solidaridad.

La actividad es parte del programa permanente que desarrolla la seccional Florida Central del CDP para mantenerse al día entorno a los principales temas que se tratan e interactuar entre sus miembros en procura de superarse cada vez más y de resolver las situaciones que se presenten.

Citó, como uno de los principales legados del padre de la patria, el establecimiento de la ética, tanto en el manejo del Estado, como en la vida diaria, individual y social de cada dominicano.

La valoración de las satisfacciones espirituales sobre las materiales, la priorización de las necesidades colectivas sobre las individuales, son aportes fundamentales del patricio, quien fue un eminente humanista, pensador y actor eficiente a favor de la dominicanidad, como afirmara De León en su conferencia.

Recordó que Duarte ideó y creó varias organizaciones civiles-político-militares clandestinas como La Dramática, La Filantrópica y La Trinitaria, con el propósito de luchar contra el régimen haitiano y por la independencia de la República Dominicana.

“Duarte sentó las bases para el advenimiento de una República libre, de un estado democrático, que garantizara la igualdad de oportunidades y la libertad de sus ciudadanos”, expresó.

Otro legado que heredó el fundador de la nacionalidad dominicana, fue haber sido un precursor del teatro dominicano, mediante la promoción de obras teatrales a través de sociedades como «La Filantrópica» y «La Dramática», mediante las cuales se hacía referencia al ideal de libertad de los dominicanos.

Durante su ponencia, Olivo De León dijo que “Juan Pablo Duarte fue el apóstol de la libertad e independencia del pueblo dominicano, para lo cual no escatimó esfuerzos ni sacrificios, como el hecho de disponer de su vida, de sus bienes, y los de su familia, y de tener que vivir en el exilio, lejos de quienes más amaba”.

De León describió las circunstancias históricas en las que nació, creció y se educó el patricio; las luchas internas que tuvo que enfrentar, con gente que se oponía a un país soberano, y el tiempo que permaneció, escondido, preso o prófugo para burlar la persecución de sus enemigos.

Asimismo, sostuvo que, en su proyecto de Constitución, Duarte expresa lo que debe ser el imperio de la ley, que da al gobernante el derecho de mandar, pero que también impone al gobernado la obligación de obedecer.

Establece que el gobernante que asume el poder de conformidad con la ley puede caer en la ilegitimidad cuando la desconozca o la viole, y en este caso no puede ser obedecido.

Asimismo, indicó que en su proyecto de Constitución, Duarte también destaca el Poder Municipal, al mencionarlo como primer poder del Estado cuando afirma: ”para la mejor y más pronta expedición de los negocios públicos se distribuye el gobierno en Poder Municipal, Poder Legislativo, Judicial y Poder Ejecutivo”.

Compatir

Contenido Relacionado