El mundo rememora el fatídico 11 de septiembre 20 años después

Por Carmelo Soriano

El 11 de septiembre de 2001, diecinueve hombres secuestraron cuatro aviones comerciales estadounidenses cargados de combustible que se dirigían a varios destinos de la costa oeste. En total, 2.977 personas murieron en los ataques terroristas en la ciudad de Nueva York, Washington y en las afueras de Shanksville, Pensilvania.

El ataque fue orquestado por el líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

En el World Trade Center (WTC) en el bajo Manhattan, 2.753 personas murieron cuando los vuelos secuestrados, el 11 de American Airlines y el 175 de United Airlines, fueron estrellados intencionalmente en las torres norte y sur, o murieron como resultado de los atentados.

De los que perecieron durante los ataques iniciales y los colapsos posteriores de las torres, 343 eran bomberos de Nueva York, 23 eran policías de la ciudad y 37 eran agentes de la Autoridad Portuaria.

Las víctimas tenían edades comprendidas entre dos y 85 años. Aproximadamente el 75-80% de las víctimas fueron hombres.

En el Pentágono, en Washington, 184 personas murieron cuando el vuelo 77 de American Airlines, que había sido secuestrado, se estrelló contra el edificio.

Cerca de Shanksville, Pensilvania, 40 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo del vuelo 93 de United Airlines fallecieron cuando el avión se estrelló contra un campo. Se cree que los secuestradores estrellaron el avión en ese lugar, en lugar de su objetivo desconocido, después de que los pasajeros y la tripulación intentaron retomar el control de la cubierta de vuelo.

Tras la tragedia, el 13 de diciembre de ese mismo año, el gobierno de Estados Unidos publicó un video en el que Osama bin Laden se responsabiliza por los ataques y tres días después el Congreso norteamericano aprobó una medida para permitir que el presidente declare la fecha como “Día del patriota” en cada aniversario de los ataques.

El día 2 de enero, el entonces presidente Barack Obama firmó la Ley James Zadroga de Salud y Compensación mediante la cual fueron reabrió y ampliaron el alcance del Fondo de Compensación para Víctimas. El fondo original recibió 7.408 solicitudes para reclamos de muerte y daños personales y funcionó desde diciembre de 2001 hasta junio de 2004. Concedió indemnizaciones en 5.560 de esos casos. Las familias que aceptaron obtener una compensación del fondo federal acordaron no demandar a las aerolíneas.

La cantidad estimada de dinero que se cree costó planificar y ejecutar los ataques del 11 de septiembre, fueron de US$ 500.000, mientras que la pérdida económica por la tragedia durante las primeras 2-4 semanas, se calculó en US $ 123.000 millones.

US $ 60.000 millones — Es el costo estimado del daño del sitio del WTC, incluido el daño a los edificios circundantes, la infraestructura y las instalaciones del metro. Se necesitaron 3,1 millones de horas de trabajo para limpiar 1,8 millones de toneladas de escombros y el costo total de la limpieza fue de 750 millones de dólares, la cual concluyó el 30 de mayo de 2002.

En respuesta a la tragedia, las autoridades crearon el Departamento de Seguridad Nacional se creó en respuesta al 11 de septiembre, para cuya fundación fusionaron 22 agencias gubernamentales en una, incluido el Servicio de Aduanas, el Servicio de Inmigración y Naturalización, la Guardia Costera de Estados Unidos y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

Dos décadas después de los ataques terroristas de al Qaeda contra las Torres Gemelas y el Pentágono en Estados Unidos, que dejaron un saldo de casi 3.000 muertos, todavía el mundo no sabe todo lo que hay que saber sobre estos episodios, según afirman analistas.

Durante la campaña de 2020, Biden había prometido en una carta a los familiares de las víctimas que trabajaría para que el Departamento de Justicia liberara documentos de las víctimas.

Por su lado, el gobierno de Arabia Saudita negó desde el principio cualquier participación en los ataques, y consideró que eso es totalmente infundado; al momento no hay acusaciones ni cargos judiciales contra ningún miembro del gobierno o de la familia real.

En 2017, un grupo compuesto por familiares de 850 víctimas del 11S y 1.500 heridos en aquella jornada demandó a Arabia Saudita ante la justicia de EE.UU. por supuestamente proveer asistencia material, práctica y financiera a al Qaeda. Esa fue la tercera demanda contra el reino de parte de familiares de las víctimas y heridos.

Antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre, las agencias de inteligencia de Estados Unidos habían advertido en varias ocasiones sobre un posible atentado de parte de al Qaeda, pero las autoridades no actuaron en consecuencia.

Al Qaeda ya había atacado dos embajadas de Estados Unidos en Tanzania y Kenia en 1998, dejando un saldo de 224 muertos.

Ese mismo año diferentes agencias de inteligencia habían advertido en un informe sobre los planes de Bin Laden para coordinar un ataque en territorio estadounidense.

En septiembre de 1999, un año antes de los ataques, un reporte sobre terrorismo advirtió que al Qaeda “podría hacer estrellar un avión cargado de altos explosivos (C-4 y Semtex) contra el Pentágono, la sede de la CIA o la Casa Blanca”.

Se ha revelado que un día antes de los ataques, el 10 de septiembre, agencias de inteligencia de Estados Unidos interceptaron mensajes en árabe enviados desde Arabia Saudita a Afganistán, país donde se había refugiado Bin Laden, que hablaban de un presunto ataque. Fueron traducidos el 12 de septiembre, un día después del 11S.

Algunos funcionarios de Estados Unidos han argumentado que los mensajes en cuestión carecían de información específica que permitiera actuar, y que las agencias de inteligencia recolectan enormes cantidades de información a diario y que es imposible traducirla y procesarla tan rápidamente.

Aún no está del todo claro qué ocurrió a bordo del vuelo 93 ni tampoco cuál era el objetivo de los terroristas, aunque investigadores han dicho que posiblemente buscaban estrellar el avión contra el Capitolio, el edificio que alberga al Congreso de los Estados Unidos, o bien la Casa Blanca, entre otros sitios emblemáticos en Washington.

Este sábado se cumplen 20 años de esos atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York, en el que fallecieron más de 2.000 personas. La ciudad realizara una serie de homenajes para recordar la tragedia.

 

Compatir

Contenido Relacionado